Me encantaba escribir. Escribir y leer. Cuando era una niña eran dos de las cosas con las que más disfrutaba.

— Cuando era una niña me encantaba escribir y leer.

Me encantaba escribir. Escribir y leer. Cuando era una niña eran dos de las cosas con las que más disfrutaba. Por la noche, ya en la cama, siempre me quedaba dormida con la luz encendida y un libro en la mano. Era mi madre la encargada de marcar la página, si el libro no había acabado en el suelo y apagar la luz.

Seguí leyendo en mi adolescencia, en mis años de universidad y durante mi juventud. Confieso que en los últimos años apenas he leído algo que no tenga que ver con repostería o crianza, pero sé que como todas las etapas esta también pasará y algún día volveré a perderme entre los párrafos de alguna obra literaria.

Lo que hace mucho que no hago es escribir. Recuerdo con muchísimo cariño las redacciones y los concursos de escritura en el colegio. Me encantaba jugar con las palabras, pero de eso hace ya muchos años… Lo último que recuerdo haber redactado son los trabajos y el proyecto fin de master en la UPNA y también recuerdo nítidamente la sensación de bloqueo ante la hoja en blanco… esa misma sensación que hoy he vuelto a sentir.

Nunca me había propuesto tener un blog, hace unos años que voy derrapando por la vida y no veía de dónde sacar el tiempo para hacerlo en condiciones, pero hoy me enfrento con ilusión a este que considero un doble reto: por un lado, conmigo misma para encontrar las palabras y el tiempo necesarios y por otro lado con vosotr@s para conseguir que esas palabras os hagan encontrar el tiempo para leerme.

De mi parte el compromiso de tratar temas que os puedan  resultar de interés y que por supuesto estén, directa o indirectamente, ligados a este mi dulce mundo de la repostería personalizada y el sugarcraft. Qué duda cabe de que estaré encantada de recibir vuestras sugerencias sobre temas nuevos o vuestras opiniones sobre los ya tratados, espero que este blog no sea sólo mío y que, con vuestra participación también lo sintáis como vuestro.

Bienvenidos y gracias por acompañarme en esta nueva “aventura”, siempre escribiré pensando que tú estás al otro lado 😉

Compartir con:


No hay Comentarios

Publica un comentario

31 − = 23