Diletti: en los grandes momentos de tu vida.

La vida son momentos. Hay un momento para venir al mundo, rodeado de la familia. Hay momentos para crecer y para cumplir años. Momentos para inaugurar un amor, y momentos para celebrar que el amor ya dura casi una vida. Hay momentos para celebrar la amistad, momentos para que el negocio crezca; momentos para agradecer y momentos para decir adiós.

Sea cual sea tu momento, seguro que merece algo especial. Porque los momentos de tu vida son momentos únicos, Diletti te invita a vestirlos con piezas de repostería a tu medida. Tartas y postres artesanales tocados con la chispa de la elegancia, el refinamiento y el buen gusto.

Susana Ugarte, cake designer de Diletti

El arte de la repostería personalizada… ¿Cuándo decide alguien que se quiere dedicar a eso?
Si me lo hubieses preguntado hace 10 años, habría arqueado las cejas.

No, no es cuestión de tradición familiar. Ni cuestión de una vocación temprana. Ni una deriva natural en una calculada carrera en el sector de la restauración. Mi deslumbramiento con la repostería tiene que ver más con esa fascinación inocente que todos hemos sentido alguna vez de niños, al pegar la nariz al escaparate de una esplendorosa pastelería…

Susana Ugarte

Lo cierto es que hace unos años yo disfrutaba de una vida plena como secretaria, con un puesto de trabajo fijo en una importante empresa industrial. Todo iba bien, las perspectivas de futuro eran halagüeñas y además poco antes había cumplido el reto de terminar mis estudios de Filología Inglesa, descubriendo de paso mi vocación docente en un colegio…

Pero, no tan rápido; como se suele decir, “deja sitio para el postre”.

Aún quedaba espacio en mi vida para una segunda vocación, que, quién me lo iba a decir, acabaría por ser la definitiva.

Todo empezó de forma muy inocente, como empiezan los grandes amores. Un curso para aprender a hacer cupcakes, la moda del momento, tuvo la culpa. Me lo tomé como un divertimento, una excusa para pasar tiempo con mi sobrina Irati. Ella lo pasó muy bien, devoró los cupcakes y ya. A mí me dio algo más fuerte, porque me lo pasé bien, me comí los cupcakes… y al poco estaba comprando el set completo de herramientas reposteras.

Poco a poco, este “hobby” empezó a quitarme horas de sueño y espacio en mis armarios. Hasta mi presupuesto en zapatos se vio afectado. ¡La cosa iba en serio!

Seguí haciendo cursos y más cursos, y me di cuenta de que aquello había calado a fondo. Era mucho más que un hobby. No me bastaba con hacer una tarta más o menos vistosa o más o menos comestible para quedar bien en un cumpleaños familiar. Quería llegar más lejos y aprender de los mejores.

Por primera vez en mi vida tenía la sensación de haber alcanzado “eso” que hace que el trabajo tenga sentido. “Eso” en lo que te sientes segura, porque sabes que está hecho para ti.

Me sentía capaz de hacer mil sacrificios por seguir formándome profesionalmente, por seguir aprendiendo y definiendo un estilo. Con la complicidad impagable de mi familia y de mi pareja, el sueño se hizo realidad.

En 2017 nació Diletti. Un local, una empresa, servicios para bodas y eventos… Y, sobre todo, el afán incansable que sigue alimentando mi vocación: hacer de mis postres piezas únicas, elegantes y refinadas, a la medida de las mejores ocasiones y los mejores clientes.

>> ¿Quieres ser uno de ellos?

HABLAN DE NOSOTROS EN…

Y a ti…,
¿te apetece postre?

Echa un vistazo a nuestros postres y tartas y ve pensando en tu próxima celebración…